Dos años después de que su separación se hiciera oficial, la cantante británica Adele y su expareja, Simon Konecki, han llegado a un acuerdo de divorcio por el que disuelven oficialmente su matrimonio.

La pareja llevaba junta siete años y tienen un hijo en común, Angelo, que ahora tiene ocho años. Fue en 2019 cuando se anunció que se separaban, aunque ya entonces aseguraban que estaban “comprometidos a criar juntos a su hijo con amor”.

Ambos miembros de la pareja, que solicitaron la custodia compartida del pequeño, viven en la misma calle de Los Ángeles, para facilitar las cosas con su hijo.

Los detalles del acuerdo, que podría incluir el reparto de parte de la fortuna de Adele, que Forbes estima en unos 190 millones de dólares, no han trascendido por el momento, y está a la espera del visto bueno de un juez de Los Ángeles para ser ratificado.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *