A Fernando Alonso le han preguntado quién es mejor, él o Hamilton: “Es difícil comparar épocas y pilotos incluso en la misma, porque tienes que tener todos los ingredientes juntos para tener una respuesta justa. Es verdad que tener el mismo coche y el mismo equipo en un año es una buena oportunidad para comparar pilotos. Al final, la puntuación fue 109-109. Esa es una respuesta”, ha dicho, sin concretar mucho más. No quiere polémicas con el británico: “Mucha gente recuerda que fue su año de debut y que no era el mío, pero yo puedo decir que cambié a Bridgestone que era un neumático de GP2 en aquel momento en comparación con los Michelin que usábamos en aquel momento. Mis primeras tres o cuatro carreras y los test de invierno fueron muy difíciles con estos neumáticos porque tuve que readaptar mi pilotaje y demás. Nunca fue algo público esto, porque no tiene interés. Pero es verdad: era su año de ‘rookie’, el cambio de Bridgestone…”, matizó para demostrar que no se puede comparar casi nada.

Además, en una lucha tan igualada como fue la suya, hay detalles decisivos: “El factor suerte es muy importante. Creo que Lewis tuvo la entrada en el pitlane de Shanghai en la penúltima carrera, fue un mal momento para él. Yo tuve dos problemas con la caja de cambios. Empecé el décimo en dos carreras. Tuve una de las sanciones más injustas en Hungría, con un bloqueo en el pitlane, como lo llamaron en aquel momento. De la pole sales el 10º en Hungría. Y si pierdes el campeonato por un punto, eso duele, cuando es por algo así”,

Ahora lo ve con distancia y frialdad: “Fue 109-109, pero ahora estoy feliz de ver los éxitos de Lewis. Como hemos dicho, en Fórmula 1 es difícil comparar épocas, Senna, Schumacher, Lewis… Han sido todos enormes en sus épocas, pero necesitas un paquete completo con el coche. Lewis lo ha tenido hasta el momento y lo está demostrando”.

Habló también de su regreso: “No es que estuviera del todo lejos del volante. La Fórmula 1 es tan grande que a veces la gente piensa que te olvidas por haber estado dos años haciendo otras cosas. La gente dice: ‘oh, vaya, cómo vas a estar después de dos años’, ‘¿te vas a acordar cómo pilotar?’ La gente se sorprende. Lo estoy deseando, pero quizá menos que la gente de fuera”, asegura acerca de la expectación levantada.

Aunque vuelve, tiene nostalgia de lo que fue la F1: “Lo hablaba con Rubens. Vivimos la mejor era de la Fórmula 1. Todos los constructores con Toyota, BMW, Honda, Ferrari… Estaban todos allí con grandes patrocinadores, grandes carreras… Creo que fue el mejor momento para la Fórmula 1 pura, no sólo por el show en pista, sino también fuera. Pilotar aquel coche de nuevo, fue un recordatorio para todos de lo que nos enamoró de niños, cuando lo veíamos por televisión y escuchábamos esos motores. He sido extremadamente afortunado por pilotar aquellos coches. Era pura F1”.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *