La alimentación es la base de un óptimo funcionamiento de nuestro organismo. Frutas, verduras, carnes, pescados, lácteos o huevos son los alimentos que no deben faltar en nuestra dieta diaria. A la hora de consumirlos, debemos asegurarnos de que sean de calidad para aprovechar todos los nutrientes que contienen. Igualmente, al cocinarlos en sopas, cremas, asados o hervidos, debemos vigilar que el agua con la que preparamos estos platos, también sea de calidad. Es decir, emplear el agua de máxima pureza será fundamental para poder cocinarlos y también para poder beberla. En este artículo hablaremos sobre cómo manejar ciertos ingredientes para extraer sus propiedades.

El aguacate en frío contrarresta los efectos de la ansiedad

Alimentarse de forma variada es esencial y debemos conocer qué alimentos son los más ricos en proteínas. Los huevos, el salmón, la soja o el queso son algunos de ellos. Por otro lado, las hortalizas y las frutas se convierten en productos fundamentales para preparar deliciosas comidas y bebidas cargadas de nutrientes. Sin embargo, es importante saber cómo debemos cocinar y preparar algunas de estas frutas y hortalizas.

Por ejemplo, el ácido pantoténico del aguacate presente en la fruta contrarresta la ansiedad y para aprovecharse de ello, lo mejor es consumir el aguacate en frío. En caso de que se consuma a temperatura natural, hará que el calor destruya esta vitamina. 

Respecto al tomate, en crudo aprovecharemos siempre más sus minerales. A pesar de ello, el licopeno se absorbe con mayor eficacia si el calor ha permitido su salida. En salsas de tomate naturales, es la mejor forma de disfrutar de ello, además de en sofritos.

Una duda que a muchas personas les asalta es si hay que beber los zumos de fruta recién exprimidos para aprovecharse de sus vitaminas. En efecto, sí, para aprovecharnos de la vitamina C y que no se oxide

Por otra parte, respecto a las coles, hay que tener en cuenta que la cocción de las mismas desactivará una parte de sus moléculas beneficiosas. Así, únicamente tras haber transcurrido 5 minutos hirviendo, habrán perdido un 20%. Para evitarlo, existen métodos de cocción alternativos como puede ser el papillote, que además es sanísimo, el salteado o el vapor.

Otros alimentos que debemos saber cómo cocinarlos y tratarlos son las endibias, las patatas o las judías verdes. En el caso de las endibias, que están deliciosas si las preparamos con queso roquefort, tendremos que protegerlas del sol para que no pierdan ácido fólico. Bastará con envolverlas con un paño de cocina una vez las hemos limpiado.

Por otro lado, las patatas es preferible tomarlas sin pelar para que conserven al máximo su calcio. En cuanto a las judías verdes, esperaremos a que el agua hierva para echarlas a la olla. En caso de que se cocinen durante mucho tiempo, hará que pierdan vitaminas, por lo que es aconsejable ponerlas en agua hirviendo.

Ahora que conocemos cómo debemos tratar algunos de los alimentos que más utilizamos en la cocina, es el momento de poner en práctica estos tips y disfrutar de todo el sabor que nos aportan a nuestro organismo.



Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *